SELECCIÓN NATURAL
Rosa Mascarell Dauder
Blog en EQUÁNIMA, Jue, 24/05/2012 - 09:16



b




   
No hay nada menos real que el realismo. Los detalles confunden. Sólo mediante la selección, la eliminación y el énfasis podemos llegar al verdadero significado de las cosas.

       Georgia O'Keeffe


A nuestros ojos, nuestros oídos, nuestra piel, a todos nuestros sentidos llegan muchas más señales de las que percibimos, y en esa fracción esta lo relevante para nuestra supervivencia.

Instintivamente seleccionamos los datos esenciales para minimizar riesgos. En cambio, cuando actuamos de forma consciente solemos caer en la ilusión de que cuantos más datos más conocimiento.

Si copiáramos el proceder de la naturaleza y estableciéramos un criterio de análisis para quedarnos con aquello verdaderamente significante, ¿no seríamos más eficientes? Por de pronto evitaríamos un exceso de información que llega a convertirse en ruido y nos atrapa en un bucle de búsqueda inacabable.

Decía Picasso que él no buscaba si no que encontraba. Tal como la naturaleza, nuestra inteligencia es capaz de establecer e interiorizar patrones que nosotros mismos hemos puesto a prueba. Cuando estos patrones forman parte de nuestro ser, sentimos que lo encontrado es lo que estábamos buscando, no nos confundimos con los detalles porque sabemos encontrar el verdadero significado de las cosas.